Las hierbas, así como otras diferentes plantas, han sido relacionadas con los distintos dioses de la antigüedad. Su papel importante se desarollaba a través de rituales. La acacia, ene el antiguo Egipto era el árbol sagrado de Osiris, también era el árbol sagrado de los babilónicos pero de la diosa Ea, y entre los persas, el ciprés era de Mitra, en la India el loto formaba el trono de Brama, la higuera dedicada a Visnu. En la antigua Grecia, Júpiter tenía la palma, Apolo, el laurel; a Venus el Manzano y el Olivo a Minerva.

En el simbolismo cristiano, el mismo Dios es representado por algunas hierbas: el trébol representa la Santísima Trinidad; el pan y el vino representan al Salvador. El símbolo de la paloma se asocia corrientemente con el espíritu santo y sus siete pétalos. Un sinnúmero de flores fueron asociadas con la Virgen María, también son innumerables las plantas que popularmente reciben nombres de Santos: La hierba de San Juan, de San Bernabé por citar algunos ejemplos.